Acuerdo de París

Libro Cambiemos el mundo y el Acuerdo de París

Hace pocos días, adquirí el libro CAMBIEMOS EL MUNDO #huelgaporelclima de la editorial Lumen. En él se recogen distintos discursos pronunciados por la activista Greta Thunberg desde sus inicios.

 

Acuerdo de París

 

Tal vez la lectura se haga algo repetitiva, ya que utiliza muchas frases parecidas en varios de sus discursos, pero he de decir, que sus casi 75 páginas me atraparon de tal manera que no pude parar de leerlo hasta que lo terminé.

La claridad con la que esta chica se expresa, es una inspiración para muchos y un golpe de realidad para otros.

Tras su lectura, me di cuenta de muchas cosas.

No recibimos la información suficiente (ni muchísimo menos) por parte de los medios de comunicación acerca del grave problema medioambiental al que nos enfrentamos, ni que decir de los gobiernos.

Solo los «interesados» por el medioambiente, logramos comprender en cierto modo hasta donde llega el problema, ya que nuestro interés nos lleva a investigar por nuestra cuenta.

En la mayoría de los discursos de Greta, hace referencia al acuerdo de París y a la promesa de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC.

Muchísima gente, ni si quiera sabe lo que es el acuerdo de París y tampoco comprende esa promesa, por qué es necesaria, si se está cumpliendo o no, etc.

Tal vez otras webs expliquen todos estos términos, pero me he visto en la obligación moral de compartir mis conocimientos e investigar más sobre el tema, para que todos podamos comprender mejor que está pasando realmente en el mundo y nos quitemos la venda de los ojos de una vez por todas.

En la Conferencia de París sobre el Clima (COP21) celebrada en diciembre de 2015, 195 países firmaron el primer acuerdo vinculante mundial sobre el clima.

Para evitar un cambio climático peligroso, el acuerdo establece un plan de acción mundial que pone el límite del calentamiento global muy por debajo de 2ºC, limitar el aumento a 1,5ºC, que las emisiones globales alcancen su nivel máximo cuanto antes para aplicar después rápidas reducciones basadas en los mejores criterios científicos disponibles.

Los gobiernos de los países firmantes, acordaron reunirse cada cinco años para fijar objetivos más ambiciosos, informar a los demás gobiernos y a la ciudadanía, evaluar los avances hacia el objetivo a largo plazo y ofrecer a los países en desarrollo una ayuda internacional para una adaptación mejor y más permanente.

La UE fue la primera gran economía en presentar su contribución prevista al acuerdo. Ya toma medidas para alcanzar su objetivo de reducir las emisiones un 40% como mínimo en 2030.

El 4 de noviembre de 2016, entró en vigor este acuerdo.

Solo Siria y Nicaragua no forman parte de este acuerdo desde un principio. Aunque Donald Trump, decidió retirar Estados Unidos del Acuerdo de París.

Y ahora viene la pregunta del millón, ¿Es esto suficiente?

Ni muchísimo menos.

Se repite constantemente que el cambio climático es una amenaza existencial y el problema más grave al que nos enfrentamos, y, sin embargo, siguen haciéndolo todo como antes.

Está demostrado que aspirar no a esos 2ºC, sino a 1,5ºC reduciría considerablemente el impacto climático. Sería lógico esperar que todos los gobiernos y los medios de comunicación no hablaran de otra cosa, pero no lo mencionan.

Tampoco se dice la cantidad tan grotesca de gases de efecto invernadero que ya están atrapados en nuestra atmósfera, ni que la contaminación del aire está ocultando el calentamiento. Cuando dejemos de quemar combustibles fósiles, el calentamiento ya habrá aumentado aún más, entre 0,5 y 1.1ºC.

Estamos inmersos en la sexta extinción masiva y hasta 200 especies se extinguen a diario.

El índice de extinción natural es entre 1.000 y 10.000 veces más alto de lo que se considera normal.

Tal y como menciona Greta en muchos de sus discursos, cuando el tema se menciona solo se habla de la esperanza. Placas solares, energía eólica, economía circular, etc.

Solo oímos discursos motivacionales e ideas positivas, pero no funciona. Más que esperanza, lo que necesitamos es acción, y la necesitamos YA.

Actualmente se utilizan 100.000.000 de barriles de petróleo al día y no existe ley alguna para cambiar eso.

El climatólogo Johan Rockström junto con varios compañeros, investigaron y escribieron tras el Acuerdo de París, que tenemos tres años como mucho para revertir el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero si queremos alcanzar los objetivos del acuerdo.

Desde que aquella investigación se realizó, muchos otros científicos la han corroborado, muchos indicadores han empeorado y las emisiones continúan aumentando. Tal vez ahora nos quede incluso menos tiempo del que nos dijeron.

Según muchos científicos, tenemos un 5% de posibilidades de alcanzar los objetivos del Acuerdo de París, que aún así, no eran suficientes.

Demasiada gente prefiere mirar hacia otro lado, porque parece que les asustan más los cambios que pueden impedir el cambio climático catastrófico, que el cambio climático catastrófico en sí.

Según el IPCC, en menos de 12 años ya no podremos corregir nuestros errores.

Debemos reducir las emisiones de CO2 al 50% como mínimo.

Resolver la crisis climática es el mayor y más complejo desafío al que nos hemos tenido que enfrentar, y por una vez, nos concierne absolutamente a todos.

Tenemos que detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero e impedir el aumento de la temperatura por encima de 1,5ºC.

Las emisiones globales deben reducirse en un 25% frente a esta cifra para 2030 si queremos limitar el calentamiento global los 2 grados Celsius. Ahora, si el objetivo es permanecer a raya de los 1,5 grados, entonces la disminución debe ser del 55%.

¿Qué tal están funcionando los pactos? No muy bien: tan sólo 16 países están cumpliendo con ellos.

Algeria, Canadá, Costa Rica, Guatemala, Indonesia, Japón, Macedonia, Malasia, Montenegro, Noruega, Papúa Nueva Guinea, Perú, Samoa, Singapur y Tonga.Con la excepción de Canadá y Japón, dos de las industrias más relevantes del planeta, los demás son países pequeños cuyo impacto en la tendencia global es insuficiente.

Sobre el papel, todos están muy comprometidos con la causa: al menos 157 de los 197 países que firmaron en París tienen planes para reducir sus emisiones a lo estipulado.

En el día a día, sin embargo, la ambición es limitada. Apenas 58 de ellos han puesto en práctica leyes y políticas que reduzcan de forma efectiva los gases contaminantes. Y de entre ellos, tan sólo los 16 citados más arriba lo han hecho con arreglo a los objetivos de París. Es decir, mucho ruido, pero muy pocas nueces.

El mayor temor del Acuerdo de París, era que todo quedara en meras intenciones. Por el momento, está siendo así, y el tiempo se nos está acabando.

Si no conocéis a Greta Thunberg, os invito a leer nuestro artículo Greta Thunberg contra el Cambio Climático.

Publicado en Cambio climático y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *